carniceria Gasch

Gasch Cansaladers es una familia de maestros artesanos desde el año 1957. En sus tiendas tienen embutidos caseros de fabricación propia y de máxima calidad. También tienen muchos productos delicatessen. Los Gasch tienen tres tocinerías, dos de ellas en Barcelona, al distrito de Sant Andreu, entre los Barrios de Guinardó, la Verneda y la Paz. La última tienda que han abierto está en Sant Cugat del Vallès, con una respuesta muy buena por parte de los clientes.

 

¿Cómo y cuando empezasteis en este sector?

Empezamos en este sector en 1957, como un negocio familiar. La madre de todas las tiendas es la del barrio de la Verneda, donde mis padres empezaron el negocio. Ha ido pasando de padres a hijos, con la intención de darle continuidad. Por eso, mi hijo también nos está ayudante. Somos tres hermanos que nos dedicamos a lo mismo y cada cual tenemos nuestros puntos de venta. 

    

¿Por qué abristeis la carnicería?

Mis padres abrieron la tienda por necesidad. Antes las cosas no eran como ahora. Mi padre era de una casa de pagés de la Cerdaña, en los Pirineos, de toda la vida. En aquella época, había una tradición de pagés. El primogénito se encargaba de las tierras y cuidaba de los padres. El resto de los hermanos tenían que bajar a las ciudades a trabajar. Por eso, mi padre bajó a Barcelona y abrió la tienda.
La mayoría de gente de la Cerdaña se hacían tocineros y se ayudaban entre ellos. Nuestro bisabuelo ya vendía con una pandilla de amigos al matadero de Barcelona y deshacían los cerdos. Era uno de los mejores. Así que la cosa ya viene de lejos. Más o menos desde el año 1800.
Un hermano grande de mi padre ya tenía una tienda y le enseñó como funcionaba. Cuando mi padre conoció a mi madre, empezaron a ampliar el negocio y en los años 70-80, creció mucho, y llegaron a tener 5 tiendas. En aquel momento, los hijos ya ayudábamos al negocio familiar.

 

¿Cuál es vuestra filosofía de empresa y cuáles son vuestros valores?

Calidad, buen precio y servicio.
Las tres cosas son muy importantes, puesto que si tienes calidad, pero no tienes precio, se para el crecimiento. Cómo si tienes calidad, pero no servicio, también se parará la evolución.
Otro punto importante es la innovación, no puedes parar de hacer productos nuevos para no estancarte y evolucionar. Así como poner cada día los mostradores con más imaginación para poder competir con las grandes superficies, que son la competencia más grande que tenemos ahora. Para hacer que la gente joven vuelva a comprarnos, tenemos que vender calidad y productos menos tradicionales pero más saludables, que los atraen más.
Así como la fabricación, sin la cual no seríamos nadie, nuestra cocina son nuestros obradores.  

 

¿Cómo conoció el Ral?

Hace cuatro o cinco años que estamos trabajando con Grup Roma, fuimos a visitarlos y nos hablaron del Ral de Avinyó. En un principio nos interesó para elaborar los jamones curados, que también vendemos al por mayor.

    

¿Por qué lo seleccionasteis para ofrecerlo a vuestros clientes?

Porque creemos en el producto. El Ral tiene una ventaja, el plus de calidad que piden nuestros clientes. Quieren tener certeza que es un producto, de calidad y que es de gama alta. De hecho, ya casi no trabajamos con cerdo blanco, la mayoría de nuestros clientes compran Ral de Avinyó. También tiene un punto de melosidad que el cerdo blanco no tiene. Otra ventaja es que al fabricar producto en crudo, a la vez de comértelo no lo encuentras seco.

 

¿Qué valoráis del Ral ?

Nosotros valoramos el paladar que tiene, es esencial cuando te lo comes, donde puedes apreciar lo que has pagado por el producto. Un poco la infiltración de grasa, que diferencia un muslo blanco y una del Ral. El muslo del Ral es mucho más suave, agradecido, comestible.
En el recorte que utilizamos para elaborar nuestros productos, notamos una carne más oliosa, que hace que sea una carne menos seca y más agradecida. Seguramente influye la alimentación del animal.
Además, el Ral no da sabores ni olores de macho.

 

¿Qué productos tiene de Ral?

De productos Ral tenemos, lomo, chuleta, cuello, costilla y tira de costilla que vendemos a restauración.

 

¿Cuáles de sus productos elabora con Ral?

Butifarras, salchichas, xoricitos y jamón de Gran Reserva que elaboramos a Teroll.

 

¿Para terminar, ¿desea compartir alguna anécdota?

Vinieron un día a pedirnos productos en crudo, como butifarras y salchichas, para hacer una barbacoa. Primero elaboramos los productos con muslo, una parte noble, quieren dar la mejor calidad. Los encontraron un pelo secos, y nos lo comentaron, entonces nosotros trabajamos con el Morroco (recorte del cuello) del Ral para elaborar los productos y nos felicitaron porque les gustó mucho más. Nos dijeron que esto era lo que querían.