CARN FRUITOS

La carnicería Can Fruitós se encuentra en la calle Sant Pere de Ripoll, es una charcutería pequeña pero con gran calidad de productos. La llevan dos hermanas. La Mª Àngels, con quién hablamos para hacer la entrevista, y Margarita. Es un negocio familiar fundado en el 1870, así que ya son la tercera generación dedicada al sector. El trato es muy agradable, la amabilidad de las vendedoras te da ganas de volver.

 

Cómo y cuando empezasteis en este sector?
Nosotras hace 20 años. Mi hermana es maestra y yo soy enfermera, no nos pensábamos dedicar a la carnicería. Pero entonces mis padres cogieron la prejubilació y las dos cogimos un año de excedencia. ¡Lo queríamos probar para saber si nos gustaba y ya hace veinte años que estamos!

¿Porque abristeis la carnicería/tienda?
La seguimos de nuestros padres. Ellos empezaron hace 50 años. Pero la carnicería ya la tenían mis abuelos. Es abierta desde el 1870, aunque ha ido cambiando de lugar. Siempre ha estado en Ripoll, pero mis padres la tenían tocando a la carretera, estuvieron allá toda la vida. Nosotros nos trasladamos a esta tienda, que ya era una carnicería. La reformamos toda y vinimos.

 

¿Cuál es vuestra filosofía de empresa y qué son vuestros valores?
Intentamos hacerlo lo mejor posible. Somos muy desorganizadas pero a la vez muy metódicas. Buscamos la perfección, nos gustan las cosas muy bien hechas. Es complicado, pero es lo que intentamos cada día.

¿Cómo conocisteis el Ral?
Lo descubrió mi hermana, creo que vio algún artículo por internet. Entonces nos lo vino a ofrecer un comercial, lo probamos y nos gustó mucho. Bien es verdad, que en comparación con el cerdo normal, no tiene nada que ver, es muy bueno. Hemos hecho una clientela de cerdo Ral. Hay gente que sólo viene a la tienda para comprar cerdo Ral de Avinyó.

¿Porque lo seleccionasteis para ofrecer a vuestros clientes?
El comercial nos lo vino a ofrecer junto con el ibérico. Nosotros ya teníamos el ibérico, cogíamos la chuleta y el lomo. Pero al probar el Ral nos gustó y dejamos el lomo ibérico, nos quedamos sólo con la chuleta. Y el resto de piezas las tenemos de Ral.

 

¿Què valoraís del Ral?

La bona criança que té aquest porc. Es nota quan el fregeixes que no fa gota d’aigua. El gust, que és com el del porc d’abans. És molt tendre i a més a més, és molt maco. A part de bo, té molt bona presència. Aguanta més. El dijous passat em va quedar un filet i aquest dimecres encara estava perfecte.

 

¿Qué productos tenéis de Ral? 
Tenemos lomo, panceta, costilla, carne magra, filete y algún secreto.

¿Qué productos elaboráis con Ral? 
Pinchos adobados y unas piruletes con filete. Abrimos el filete, ponemos bacon y foie, los enrollamos y lo cortamos a medallones. Los ensartamos con un palo y hacemos las piruletes. Queda muy bueno, lástima que ahora mismo no tengamos para enseñároslo.

¿Para terminar, queréis compartir alguna anécdota?
Hay gente que viene a buscar “aquel cerdo tan bueno”, como dicen. Porque aquí arriba antes de llegar a Camprodon, hay un pueblo que se llama La Ral, y primero se pensaban que era cerdo de aquí arriba. Pero entonces les explicamos que era del pueblo de Avinyó, que no tenía nada que ver con el pueblo de La Ral.  Por eso la gente de la zona le ha acabado diciendo “aquel cerdo tan bueno”.